Lesión cerebral y Retorno al trabajo

En el marco del segundo Coloquio PEPET 2018, Andrea Véjar detalló los factores y aspectos a considerar cuando una persona que experimentó un daño cerebral busca volver a trabajar. A través del emblemático caso de Phineas Gage, la psicóloga analizó los cambios de personalidad que se pueden experimentar y su relación con el entorno.

 

La psicóloga especializada en Neuropsicología Clínica, Andrea Véjar, expuso  sobre “Lesión Cerebral: Variables a considerar en la inclusión laboral”, en un coloquio co-organizado por el PEPET y el Diplomado en Rehabilitación Neuropsicológica de la UDP. En la instancia, la psicóloga definió el daño cerebral como un conjunto heterogéneo de causas que tienen como característica común provocar una lesión cerebral que irrumpe en el desarrollo vital de la persona.

El enfoque de la ponencia, realizada el miércoles 16 de mayo,  se centró en los aspectos que tanto empleadores como familiares  deben considerar en una persona que sufrió una lesión cerebral. Durante su presentación, Véjar explicó que, dependiendo de la zona lesionada y el alcance del daño, los trastornos que puede desarrollar una persona serán más o menos graves.

Respecto a las secuelas que se pueden presentar de manera posterior a la lesión, la neuropsicóloga las dividió en tres categorías: cognitivas, emocionales conductuales, y físicas y sensoriales. Respecto al área cognitiva están las consecuencias en el procesamiento de la información, la capacidad de adquirir nuevos aprendizajes, razonamiento abstracto y la reducción de expresión y/o compresión verbal, entre otras. Por otra parte, la secuela emocional conductual abarcan desde cambios de conducta y personalidad, alteraciones emocionales, baja tolerancia a la frustración hasta la desinhibición y el enojo desproporcionado. Por último, las consecuencias físicas y sensorialesestán relacionadas con el desempeño de tareas y la seguridad entorno al trabajo.

Bajo la premisa ¿puede una persona regresar a trabajar después de una lesión cerebral?, la neuropsicóloga explicó que hay factores que condicionan el acceso al empleo y se dividen en internos y externos. Dentro de los factores internos a considerar está la motivación de la persona afectada para volver a trabajar, su edad, la personalidad previa a la lesión, la magnitud de ésta y la autonomía que tiene actualmente, entre otros.

Dentro de los factores externos se encuentra la etapa del ciclo vital de la persona en la que ocurrió la lesión. Vejar explicó que no es lo mismo sufrir daño cerebral durante la infancia, adolescencia o adultez. También están los factores económicos, el rol de la familia y los aspectos culturales e ideológicos.

Para ejemplificar los cambios de personalidad que puede desarrollar una persona después de pasar por una lesión cerebral, la psicóloga expuso el conocido caso de Phineas Gage. Obrero que en 1848 mientras realizaba labores de barrenero, sufrió una explosión en su lugar de trabajo y su cráneo fue atravesado por una barra de hierro de 1.10 metros de largo, 3.2 centímetros y que pesaba casi seis kilos. Lo sorprendente de su caso es que no murió y fue tratado durante semanas hasta que se recuperó físicamente, sin embargo, sus amigos y familiares dieron testimonio de que nunca volvió a ser el mismo, a pesar de que pudo seguir viviendo y trabajando durante 12 años después del accidente.

 

El próximo Coloquio PEPET se realizará el miércoles 13 de junio con la expositora Andrea Figueroa,  Encargada del Programa de Buenas Prácticas Laborales y Trabajo Decente para la Equidad de Género del Área Mujer y Trabajo, del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género –Sernameg- desde 1998. Lugar: Biblioteca Nicanor Parra, sala B31, Vergara 324.

Inscripciones abiertas en: pepet@mail.udp.cl